R A F A G A

Premio mayor al "priísta" académico, en la CFE

Jorge Herrera Valenzuela

Premio mayor al "priísta" académico, en la CFE

Política

Septiembre 28, 2016 18:14 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Jorge Herrera Valenzuela › diarioalmomento.com

3,843 vistas

Ni remedio, aunque nos insistan en que lo bueno no se cuenta, la culpa es que las noticias que trascienden no son precisamente positivas y menos merecedoras de un aplauso. La irritación, el enojo, el coraje, la molestia, aparecen cuando nos enteramos que un funcionario, un legislador, un gobernador, al dejar el cargo reciben sumas millonarias. Los expresidentes disfrutan una pensión vitalicia, así como ayudantes civiles y militares; de los actuales hay dos que renunciaron a ese privilegio.
Desde los días de preparatoriano hablábamos de los contrastes que tenemos en este hermoso país, hoy sumido en una crisis generalizada. En este septiembre de 2016 nos informan que más de la mitad de los 120 millones de mexicanos están en la pobreza. Lo lamentable es que las estadísticas apuntan que 37 de cada 100 mexicanos, viven en extrema pobreza. La situación se agrava porque 14 compatriotas, de cada 100, son indigentes, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la CEPAL, donde la mexicana Alicia Bárcena Ibarra es la secretaria ejecutiva.
Bueno, pues todo lo anterior viene al caso porque trascendió que el señor Enrique Ochoa Reza recibió, libres de impuestos, un cheque por un millón 300 mil pesos. El documento lo extendió –a su antecesor-- el director general de la Comisión Federal de Electricidad, por servicios prestados en esa dependencia, del 5 febrero de 2014 al 8 de julio de 2016, al sustituir al mexiquense Francisco Rojas Gutiérrez. Es decir que por dos años, cinco meses y tres días, de fatigoso trabajo, el exalumno del ITAM y catedrático en la UNAM, mereció una compensación que envidia cualquier empleado de la CFE después de cumplir religiosamente con sus treinta años de checar tarjeta, plenamente comprobados, sin descuentos por enfermedades, por permisos, licencias, faltas o retardos.
Recuérdese que el moreliano de 44 años de edad aseguró que cuando comenzaba el mes de julio, tuvo la ocurrencia de pedirle al Presidente Enrique Peña Nieto permiso para ’irme a dirigir el PRI’ y el tocayo le concedió sus deseos. Enrique Ochoa Reza economista, abogado y con tres maestrías, éstas obtenidas en la Universidad de Columbia, en Nueva York, de pronto se volvió priista y las masas lo aclamaron para que desde el pasado 12 de julio sea el presidente nacional del PRI. Su militancia está amparada con una credencial que, dijo el académico, le firmó Luis Donaldo Colosio
Con estos hechos que llegan al dominio público, puede corroborarse que la lucha contra la corrupción solo está en los discursos oficiales, en las declaraciones diarias que hace el secretario de Gobernación, secundando a su jefe inmediato. La prestación otorgada al exdirector de la Comisión Federal de Electricidad, pueden justificarla de mil maneras, pero no encontrarán la aceptación de los miles de pensionados y jubilados que apenas pueden vivir con lo que mensualmente reciben, sin que nunca en toda su vida hayan reunido ni el medio millón de pesos.
PREGUNTA PARA MEDITAR:
¿El presidente nacional, que no líder, del Partido Revolucionario Institucional sería capaz de regresar el cheque a las arcas de la Comisión Federal de Electricidad o dedicar el millón 3000 mil pesos a obras de caridad?
jherrerav@live.com.mx


Ver nota completa...