Pasión y fervor religioso en la Procesión de las Vírgenes en Taxco



*Semana Santa de Taxco con fama internacional

| José Arroyo Reyes | Desde guerrerohabla.com

Religión

Abril 10, 2017 22:47 hrs.
Religión Municipios › México Guerrero / Taxco
José Arroyo Reyes › guerrerohabla.com

4,150 vistas

Viajando en el Tiempo

Taxco Pueblo Mágico, emergen ríos de luz por la noche

www.guerrerohabla.com
@eldiariodetaxco/Facebook
facebook.com/Guerrerohablabien

TAXCO DE ALARCON, Gro. 10 de abril 2017.-En este pueblo mágico, al sonar las primeras notas armoniosos de la música de chirimías mezcladas por instrumentos musicales y ejecutados por músicos autodidactas del violín, tamborcillo y tambor, además de una pequeña campanita movida por niños del barrio y templo de San Miguel Arcángel, alrededor de las 9: 30 de esta noche de Lunes Santo, se realizó la primera procesión nocturna dedicada a todas las advocaciones de las Virgen María.
La procesión es precedida por la Virgen de la Natividad que se venera el templo de Guadalupe y al acto extra litúrgico asistieron cientos de gentes, en su mayoría mujeres vestidas unos de negro y otras de blanco para acompañar y alumbrar con velas sus imágenes.
En punto de reunión de todas las iconografías plasmadas en lienzos y escultura por artistas plásticos anónimos de los siglos XVI, XVII XVIII y, algunas de recién esculpidas e introducidas a la procesión, fue en la explanada del barrio de San Nicolás de Tolentino, a un lado del Parque Vicente Guerrero.
Ahí puntuales se congregaron una 50 imágenes soportadas en andas y cargadas por mujeres jóvenes descalzas, recorrieron la ’Vía Corta’, esto, por las principales calles de la ciudad.
Al frente de la procesión el apuesto Arcángel san Miguel con la Cruz en mano, grande alas, diadema y espada de plata pura; al frente y a la punta de la procesión, siempre a la vanguardia y ataviando con una alba librea purpura ’vigiló la procesión de la contaminación de espíritus no deseables y cuidó de los atisbos del maligno, abriendo paso a ’las vírgenes y no vírgenes’.

Acompañaron también cargaron en hombros las imágenes niñas desde temprana edad y engalanadas con vestido blanco, símbolo de la pureza. Ellas también hicieron penitencia de manera voluntaria descalzas y fueron acompañadas por los músicos que interpretaron melodías cortas y repetitivas de "chirimía".

Las dos columnas o hileras de luz humanas alumbraron con velas, cirios y con incensarios en mano purificaban el ambiente y despidiendo humo blanco con olor a copal. La noche se tornó mágica y las oraciones y rezos del santo Rosario hacían eco por las angostas y quebradas callejones de Taxco.
La música de la chirimía invitaba al alumbrador a la oración, la reflexión y a la paz, solo se escuchaba levemente el murmullo caminero del rio de luz y del agradable viento de una noche tibia, posible lluvia y de una esplendorosa luna en el firmamento.

La procesión inició vía corta como cada año por las calles vía abajo y arriba que une las capillas de San Nicolás de Tolentino, la Veracruz, el Ex Convento, santa Prisca y regresó a templo de san Miguel al alrededor de la media noche. En la procesión se juntan todas las imágenes de las Vírgenes que se veneran en los templos de la ciudad y de los poblados aledaños.

El resto de la población y visitantes acompañaron también con velas encendidas en señal de fe por las antiguas y coloniales calles de Santa Ana-, Becerra y Tanco, de las Estacadas, Benito Juárez, Tolsá, Plaza Borda, Real de Cuauhtémoc, San Nicolás y hasta la calle de Morelos, antiguamente llamada San Miguel.

Las representaciones pictóricas sacras femíneas recorrieron por las calles de un Taxco mágico nocturno de miles de piedras que fueron incrustadas en la tierra del sinuoso y caprichoso senda de bajadas y subidas, vueltas al azar y sorpresivos espacios que se tuercen hacia los barrios formando un laberinto en un ambiente místico en donde a medida que los pies de las participantes en la procesión avanzan, ya no hay descanso, pues en esas serpenteantes calles, detrás de la noche, del aire fresco, el aroma de la cera derretida, la oración, el eco de la música de chirimía, de la tradición religiosa y de la fe inquebrantable de los oriundos, tiene cabida como cada año, la admiración y reflexión de propios y visitantes.

En esta Semana Santa que inició ayer domingo, es especial, pues Taxco se convierte en un centro religioso ceremonial de oración mundial, fuera de las tradicionales representaciones que están acostumbrados todas las personas que no conocen esta clase de originalidades históricas de fe.


Ver nota completa...