Postigo

PAN, conservadurismo añejo

José García Sánchez

PAN, conservadurismo añejo

Política

Octubre 30, 2016 13:17 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

7,424 vistas

Para los panistas la familia es el centro de su política y la razón de su existencia.
Ante la publicación de los libros de texto gratuitos madres de familia y solteronas beatas, que fueron las primeras militantes del PAN, rondaban las calles de las principales ciudades del país recabando firmas contra los libros.
El conservadurismo de ese partido, aun reconociendo su lugar en el abanico de pensamiento de derecha, debe actualizarse. No sólo ponerse al corriente de sus dogmas sino de la información que surge científicamente acerca de sus postulados y los echa por tierra.
Uno de estos retrasos dentro del conservadurismo panista es la reacción del gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, quien no es precisamente un anciano para ver la realidad y a la infancia con los lentes del pasado sino que cuenta con 47 años.
Así este licenciado en derecho y maestro en filosofía por la universidad Lasalle, recomienda a los padres de familia dar unas nalgadas o cintarazos a sus hijos para prevenir que se desarrollen sin valores y después ’se anden desviando’.
Mayor retraso no puede esperarse de un funcionario público, por muy conservador y derechista que sea su partido.
Cuando el conservadurismo no corresponde a su tiempo, se convierte en un atentado contra la libertad y es lo que hace este hombre que todavía no sabe que los golpes a los menos son un delito y muestra la impotencia de los padres por no saber educara sus hijos.
Por otro lado, dentro de su postura medieval exhortó a los papás a que asuman la responsabilidad que les toca porque la primera escuela es la familia. Panista de cepa, arremete contra la integridad y dignidad de los menores y subraya: ’Más vale unas buenas nalgadas, un buen cintarazo, que digan lo que quieran los derechos humanos, pero más vale a tiempo, que después se anden desviando’.
Para este abogado la desviación es la homosexualidad, porque según su perspectiva, destruye la familia. Y si los homosexuales y las lesbianas hubieran sido víctimas de violencia familiar ahora no serían lo que son. Es decir, la carga social que para Márquez representa una preferencia sexual diferente a la que está acostumbrado en su familia, puede crear dudas sobre la definición de sus propios hijos que al verse amenazados por los golpes de su padre viven una homosexualidad reprimida. Siempre lo atormentará esa duda.
Como si en el PAN no hubiera homosexuales.
Porque el gobernador panista de Guanajuato la homosexualidad es el anuncio del Apocalipsis, al decir: ’El día de mañana no habrá reglas, no habrá normas’.
En México hasta el conservadurismo debe ponerse al día. Tenemos una televisión con 40 años de retaso con relación a países de Centroamérica, gobiernos con una corrupción propia de república bananera, hay enfermedades que en otros países, habitualmente menos desarrollados que el nuestro han erradicado desde hace décadas, hay discusiones bizantinas donde todavía colocan al clero a hablar sobre sexualidad cuando los sacerdotes se han excluido de esa práctica y cómo puede hablar un automarginado de una actividad, como si fuera un experto.
El conservadurismo atrasado en México se convierte en una aberración y en una muestra de nuestro rezago. Partido como el PAN tendrían más clientela electoral si pusieran a tiempo el reloj de sus propuestas, por conservadoras que éstas fueran, porque con ejemplares como Migue Márquez Márquez, lo único que demuestra ese partido es que vive en los tiempos de la Santa Inquisición.


Ver nota completa...