Comentario a tiempo

Autonomía en la radiodifusión pública

Por Teodoro Rentería Arróyave


Autonomía en la radiodifusión pública

Periodismo

Noviembre 21, 2018 21:12 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Por Teodoro Rentería Arróyave › guerrerohabla.com

6,105 vistas

PRIMERA PARTE

El tema de la radiodifusión pública no debería ser polémico, porque si todos coincidimos en que ningún gobierno debe de determinar sus contenidos y mucho menos ser censor de los mismos, lo aconsejable es crear organismo público descentralizado, con personalidad y patrimonio propios que la aglutine.



Desde los primeras radiodifusoras o canales de televisión, se crearon dispersos y controlados por diversas dependencias del Ejecutivo, como han sido entre otras las secretarías de Gobernación y Educación Pública, centros de educación superior y organismos diversos, como fueron los casos de la radiodifusora de la minera de Cananea y la del complejo siderúrgico Lázaro Cárdenas-La Truchas.



Por la Televisión nacieron dos entes: en 1959 XEIPN-TV Canal 11 del Instituto Politécnico Nacional, IPN, y Televisión Cultural de México en 1972, misma que se creó para llevar la cultura a las zonas rurales por lo que poco después cambio a Televisión Rural de México, TRM, cuyo canal principal fue Canal 22 del entonces Distrito Federal.



Desde mucho antes se habían creado Radio Educación en 1924 y Radio Universidad en 1935, esas son otras historias.



En 1983, el presidente Miguel de la Madrid Hurtado, por decretos cumple con su Programa de Gobierno y crea los Institutos Mexicanos de la Radio, la Televisión y Cinematografía. Sus directores fundadores fuimos, en el primero el autor, en el Segundo Pablo Marentes y en el tercero Alberto Isaac.



Cuando aceptamos los nombramientos, es porque los decretos de creación mandaban ser organismos públicos descentralizados con personalidad jurídica y patrimonio propios, por ello en un principio, pertenecimos al Gabinete Ampliado.



Por recomendaciones y abusos de poder, luego fueron incorporados a la Secretaría de Gobernación, por esa absurda decisión renunció ipso facto, Alberto Isaac. Marentes y el que escribe, preferimos seguir desde dentro en la lucha por crear una verdadera radiodifusión de Estado y no de Gobierno.



Lo logramos a pesar de todos los pesares, desde los que les incomodaba tal posición, hasta de los que en su posición de autoridad quisieron medrar y acabar con el cumplimiento cabal de la responsabilidad social de esos medios de comunicación.



Ahora, se ha provocado la polémica ante la aprobación de la Reforma a Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, que ubica a la radiodifusión pública nuevamente en la Secretaría de Gobernación. La oposición a tal decisión de la Cámara de Diputados cada día es más grande y más contundente. La solución es que sea verdaderamente autónoma y libre. CONTINUARÁ.



Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx, teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor